Usted está aquí

Artículo

Enf. Anest. Vol.4 Nº 1 2019
Un conjunto de ideas formando una realidad en México.

Un conjunto de ideas formando una realidad en México.

Enferm. anest.-reanim. ter. dolor (Internet) Vol.4 nº1 2019 / ISSN: 2529-9670

Autor: Autor:  Aramburo, C.M.1

1. Anestesiologo.Zindolor Med Center, Culiacan Sinaloa México.

Contacto: dr_maxemin@hotmail.com

  

RESUMEN

En este texto compartimos la experiencia de comenzar a crear una tradición a nivel hospitalario en México. Un camino que a significado mucho esfuerzo para intentar cambiar la mentalidad de los quirófanos en México.

Una evolución del “no me valoran”, al Necesitamos ayuda para resolver eventos que pueden terminar en catástrofes quirúrgicas. Una historia emotiva y vivencial.

 

ABSTRACT

In this text we share the experience of beginning to create a hospital-level tradition in Mexico. A path that meant a lot of effort to try to change the mentality of operating rooms in Mexico.

An evolution of "they do not value me", we need help to solve events that can end in surgical catastrophes. An emotional and experiential story.

  

NOTA DEL COMITÉ DE REDACCIÓN:

"Estimados lectores tras las revisiones del siguiente artículo, y siendo conscientes desde la dirección y redacción de la revista Aseedar-td que no cumple todos los criterios establecidos para este tipo de publicaciones científicas, hemos creído conveniente su publicación ya que pone de manifiesto el interés y la preocupación por una formación adecuada de las enfermeras de anestesia, la  repercusión directa sobre la salud y la seguridad del paciente.

 

Consideramos es importante dar a conocer las experiencias de otros países, ya que solo así, podremos tener una visión global de las necesidades reales y/o potenciales de los enfermeros actualizadas en el momento que vivimos, además de considerar vital potenciar y difundir cualquier iniciativa que implique una mejora en la formación de las enfermeras.

 

Desde la redacción de la revista queremos agradecer la iniciativa del estimado Dr. Christian Maxemín Aramburo haciéndonos eco de la propuesta en formación iniciada en su país, aprovechando de paso para dar la enhorabuena a los enfermeros formados en éste nuevo empeño"

  

Todo nace cuando dos anestesiólogos nos reunimos para hacer una sociedad para solidificar nuestro gremio... Los antecedentes de la enfermería en México van desde 1938, pero desde el año 1966 se aprueba con el grado de licenciatura agregando así valor a este gremio. Esta licenciatura en promedio tiene una duración de aproximadamente 4 años dependiendo la Universidad sede. El gremio está dominado por las mujeres con un 85% y existe un promedio de 3.9 enfermeros por cada 1,000 habitantes algo por debajo de que dicta la OCDE que es de 8.8 por cada 1,000. En lo personal e intentado evaluar la sensación sobre la profesión en este país sobre su labor y es generalizada un sentir de infravaloración.

 

La dinámica de los quirófanos en México es común. No existe quien colabore y asista el médico Anestesiólogo, si existen posgrados para ser instrumentistas y la mayoría de instituciones públicas o privadas las tienen y cuentan con una capacitación excelente. Pero insisto, la soledad del anestesiólogo se hace sentir siempre. Actualmente algunas compañías agregan enfermeros con dos semanas de capacitación para solo surtir los medicamentos y verificar el buen estado de las máquinas de anestesia, pero en sus labores para nada está cooperar con el Anestesiólogo.

En Mexico, los anestesiólogos pasamos mucho tiempo mostrando inconformidades por muchos temas, tales como, los honorarios, clima laboral, horarios, dispositivos disponibles, máquinas de anestesia, medicamentos, etc. Todos los días al acercarte a un anestesiólogo este manifiesta una inquietud sobre el tema. Pero la pregunta que nos guía en esta travesía es, ¿qué estamos haciendo para cambiar esto?, porque realmente creo que el objetivo principal no está en quejarnos, pero debido a la falta de tiempo, el desconocimiento de guías de trabajo y la falta de procesos, seguimos parados en este terreno difícil y árido, donde la primera enseñanza en este país es “tener precaución”, porque en realidad no hay un sistema organizacional mexicano en anestesiología.

 

Esta bien, las guías mundiales hablan sobre la necesidad absoluta de mejorar la seguridad para el paciente, ya sea con identificación , prevención de caídas, evitar errores en la administración de medicamentos, hasta el punto de cuestionarle a el mismo como se sintió con nuestra atención  Esto debe de ser el punto de quiebre, curiosamente todos, absolutamente todos, estamos de acuerdo (situación extraña), pero todos sabemos que hacer consensos que valgan son complicados, por diferentes formas de pensamiento y diferentes objetivos en la vida laboral, pero la experiencia que esto nos da es simple, “hay que hacer algo”. La siguiente pregunta para poder crear un plan estrategia y diseñar una organización es básica, y aquí comenzamos a tener varias voces, ya no solo tenemos esa idea fundamental de mejorar y de quejarnos, aquí ya se nos pone interesante, ¿cómo te sentirías mas seguro en una sala quirúrgica?, tener más manos disponibles, teniendo mejores sistemas de administración de medicamentos, con un mejor clima laboral quirúrgico, con pacientes mejor valorados, con pacientes más estables, con la mejor tecnología en anestesia disponible, con un sistema de alarma disponible en mi celular, con tablas de valoración  y bibliotecas de medicamentos en mi celular. Esta y más ideas fueron las que recogí durante varios años de práctica y seguía con la misma idea...

 

Pero ahora, más particular, ¿qué estoy haciendo yo para mejorar?, esto sin mencionar aquella frase que todo anestesiólogo menciona alguna vez en su vida, “somos la especialidad a la que más le teme el paciente pero a la que menos le agradece”.

 

Otro punto a favor de quitarle esta máscara al gremio y ponerle un gran traje de “rockstar”: Imaginemos un escenario, un gran espectáculo donde hay un gran número de espectadores, todos atentos a las primeras notas musicales, todos con gran desesperación por escuchar esas  primeras cinco notas de una de las canciones más reconocidas de ese grupo. Es simple, si no se dan esas notas tal vez el concierto no sea tan espectacular , tal vez si esas notas no son tan excitantes el público pierda interés, lo curioso es que esas cinco primeras notas no las sabe nadie más que un integrante de la orquesta, esto crea un expectativa mayor, por que los propios compañeros son tus admiradores, puesto que te necesitan a ti para poder guiarse, para poder tocar esa gran canción sin errores, tal vez nos encontremos con algún músico atrevido que se adelante o se atrase en el inicio de su participación pero lo majestuoso de la canción se perdería.

 

Es el mismo caso que ya vivimos día a día en el quirófano,  la primeras notas de la melodía las toca el anestesiólogo y esto no demerita la acción del cirujano, pero es importante que estemos listos, que comencemos con nuestras “buenas notas” porque si no, la sinfonía quirúrgica no resultará de la mejor manera. Ahora imaginemos, que para que nuestra guitarra esté afinada tengamos al mejor técnico o ingeniero en música, ¿eso te daría seguridad?, cuando el rockstar comienza el concierto tiene una descarga de adrenalina inmensa, ¿y tú?, ¿Cuándo comienzas una técnica anestésica no sientes una descarga de energía y adrenalina? Pues, si la compartimos o tenemos la asistencia de un profesional 100% cualificado en el tema, tu sensación será diferentes. travesía comienza a ser interesante, así la definiría, hay gente que cree, alguna otra que se muestra temerosa de comenzar, pero nosotros nos mostramos listos, y lo mejor, se unieron seis personas con gran interés, eso en lo personal es importante, interés es la base de que esto funcione correctamente, emprender un proyecto así de novedoso es extraño, pero estoy cierto platicando que no hay competencia, ¿ a quién no le gustaría entrar a un negocio donde sabes que mínimo tres años no tendrás rival?. Es sorprenderte, claro que da miedo, hay que invertir tiempo y tal vez dinero, pero funcionará. Compartir la enseñanza me ha dejado mucha experiencia.

 

En México es difícil hacer esto con los propios médicos, no conozco ni quiero definir razones exactas, pero los enfermeros están deseosos de aprender, muchas veces hay necesidad de esa educación por parte del personal más importante en un hospital, yo creo que la mayoría de enfermeros y enfermeras del mundo no creen que su trabajo está bien valorado, es mi compromiso darles certeza de que aumentarán este grado de necesidad por ellos. Los anestesiólogos de la ciudad donde radico se harán tendencia nacional por que van a trabajar con gente capacitada (anestesistas) en la totalidad del evento  anestésico-quirúrgico.

 

Comencé el viaje enseñándoles a mis alumnos que todos éramos amigos, que tanto yo necesitaba de ellos, como ellos un poco de lo que yo sabía, la convivencia fue armónica basada en el compromiso de la necesidad de ser mejores de ambas partes. Los alumnos (figura 1 y 2)  se esforzaban cada vez más por salir mejor en los “prelectios” (dinámica aprendida en la universidad) en los cuales les cuestionaba acerca del tema del día, sin aun haberlo revisado en clase, esto aumento el dinamismo de la clase. La participación, el 90% de las veces era correcta solo faltaba guiar un poco hacia el lado científico y de experiencia, ¿cómo pedirles esto si nunca habían tocado anestésicamente un paciente?, ¡wow! darse cuenta de un nicho infinito nunca antes tocado en la ciudad donde radico, el trajín fue con ese rumbo, aprender, aprender, volver a aprender y practicar. ¿Qué maestro no se vuelve loco (en el buen sentido de la palabra) con alumnos comprometidos? Al final los resultados del primer grupo fueron excelentes. Tener seis personas al inicio y seis anestesistas al final del curso, me llamo la atención, ya me habían mencionado que los enfermeros desertan en gran número, pero no estaba conviviendo con enfermeros tradicionales, estaba conviviendo con enfermeros con gran actitud de crecimiento. La enseñanza para estos enfermeros fue durante 6 meses, distribuidas en clases teóricas y prácticas, La teoría se impartía por Anestesiólogos que compartían su conocimiento durante 1.5 horas  tres veces por semana y se programaron sesiones practicas para que los alumnos se familiarizaran con los procesos anestésicos dentro del quirófano.

 

 

En la actualidad tengo tres compromisos fundamentales:

  • Continuar enseñándoles a mis primeros alumnos
  • Crear una tendencia para que no exista ningún procedimiento quirúrgico donde el anestesiólogo se encuentre solo, sin ese anestesista mexicano.
  • Continuar buscando enfermeros con un gran sentido de crecimiento donde ellos logren entender que lo que están haciendo pocos pueden hacerlo. 4) Combatir el error en la percepción que tienen algunos anestesiólogos con respecto a que los anestesistas vienen a colaborar con nosotros un error común muy palpable.

 

Es increíble ayudar a quitar el miedo para ventilar a un paciente adecuadamente o para que el enfermero ya no pregunte que tamaño de tubo endotraqueal se va a utilizar.

 

Mi conclusión fundamental es que tenemos que cambiar el estatus actual de la enfermería no solo en la ciudad donde radico actualmente, si no en México, ese lo vamos a logran con medidas sencillas, más educación, ellos tendrán más capacidad para resolver situaciones a las que no estaban acostumbrados y con esto les vamos a abrir un mundo desconocido, donde serán parte de una banda rock. Este gran gremio será indispensable para vivir una sensación indescriptible de adrenalina, cuando podamos comenzar una cirugía sin contratiempos y con la mayor seguridad posible.

 

No puedo terminar sin decir gracias, a Iliana, quien es anestesióloga y decidió emprender este viaje conmigo para compartir su enseñanza; a Heydy, Mariana, Mony, Juanjo, Fabián, Francisco y Fidel, mis alumnos, por ser la primera generación de anestesistas. Gracias por confiar.